Ajedrez en los niños, mucho más que un juego de mesa

Ajedrez en los niños, mucho más que un juego de mesa

Posted by

El ajedrez es un juego único en complejidad e historia. El juego tiene sus orígenes en la India antes del siglo VI y llega a occidente siguiendo la ruta comercial Asia – Europa.  En España, alrededor del 1475, se hicieron cambios drásticos en las reglas para asimilarse a como las conocemos hoy, introduciéndose la Dama o Reina (algunos historiadores sugieren que la figura de la Reina en el ajedrez se inspiró en Isabel la Católica).

Jugar al ajedrez no es solo aprender el movimiento de reyes, reinas, torres o alfiles, se trata también de pensar estratégicamente y prever los movimientos del contrincante. Es una excelente herramienta para potenciar el pensamiento lógico a más alto nivel, las matemáticas avanzadas y las habilidades de lectura, siempre construyendo confianza en sí mismo.

Investigaciones demuestran que existe una fuerte correlación entre jugar al ajedrez y el rendimiento académico. Un estudio realizado en el 2000 mostró que los estudiantes que recibieron clases de ajedrez obtuvieron puntuaciones más altas en todas las medidas de rendimiento académico, incluyendo las matemáticas, el análisis espacial y la capacidad de razonamiento no verbal (Smith y Cage, 2000).

Muchas escuelas están descubriendo el ajedrez como una forma económica pero esencial de ayudar a los niños a crecer mentalmente. En este mundo impulsado por la tecnología, el ajedrez ayuda a los niños a aprender a sintetizar y a desarrollar ciertas áreas del cerebro y mente.

En los países donde el ajedrez se enseña en las escuelas, los estudiantes muestran gran capacidad de reconocer patrones complejos y consecuentemente sobresalir en matemáticas y ciencias.

¿A qué edad se debería aprender a jugar al ajedrez?

Aunque no existe un consenso en relación a la edad exacta para aprender a jugar al ajedrez, hay colegios que comienzan a enseñarlo a partir de los 5 años. Empezar cuando son pequeños tiene sus ventajas como las de beneficiarse de sus puntos positivos pero tiene la desventaja de potencialmente generar apatía en los niños ya que podrían perder interés dado que es un juego bastante complejo. Algunos especialistas recomiendan empezar sobre los 8-10 años y no ven grandes diferencias con quienes empezaron antes.

Lo importante del juego no sólo es enseñar las reglas sino idear los posibles movimientos y estrategias que se requieren para ganar. Hay niños que pueden entender estas estrategias antes y otros no tanto. Es preferible no provocar desencanto en el niño si aún no está listo para el juego.

¿Cuáles son los beneficios de jugar al ajedrez?

  • Permite que personas de cualquier edad puedan jugar, tanto niños como abuelos pueden compartir un juego.
  • Ejercita la memoria y contribuye a su desarrollo. Al ser un juego de reglas complejas requiere en muchos casos memorizar jugadas tanto al comienzo como durante el juego.
  • Es un excelente medio para mejorar la concentración ya que obliga a estar muy alerta a los movimientos del contrincante.
  • Desarrolla el pensamiento lógico y estratégico ya que cada jugada tiene un porqué. Los jugadores aprenden a anticipar la jugada del oponente y a planificar cuáles son sus alternativas.
  • Fomenta la imaginación y la creatividad. Hay una infinidad de jugadas y movimientos para dominar y descubrir. Anima a la búsqueda de la mejor jugada y el mejor plan.
  • Enseña independencia ya que cada jugador está obligado a tomar decisiones importantes influenciadas por su propio juicio.
  • Desarrolla la capacidad de predecir y prever las consecuencias de las acciones (mirar a ambos lados antes de cruzar la calle).
  • Jugar al ajedrez enseña que para ganar se precisa un trabajo muy duro antes. El éxito premia el tiempo dedicado a las prácticas y aprendizaje del juego.
  • Contribuye a desarrollar el pensamiento científico ya que durante el juego, se exploran nuevas ideas, se predicen sus resultados y se aprende de ellas.
  • Con el ajedrez desarrollamos las matemáticas. Durante el juego se hacen infinidad de cálculos, desde número de posibles ataques y defensas hasta posibles movimientos. Y todo usando la cabeza sin ayuda de ordenadores.
  • El ajedrez es una prueba de paciencia, de dominar los nervios, de fuerza de voluntad y concentración.
  • Se  mejora la capacidad para interactuar con otras personas y se pone a prueba el espíritu deportivo en un entorno competitivo.
  • Ayuda a mejorar el rendimiento académico. Diversos estudios han demostrado que los niños obtienen un nivel de lectura y de matemáticas más alto y una mayor capacidad de aprendizaje en general como resultado de jugar al ajedrez.

En resumen,  el ajedrez es uno de los juegos más completos que existen. Con seguridad es una actividad que hay que fomentar en los niños desde casa y en el colegio.

One Comment

Deja un comentario