El sonido de discusiones afecta el desarrollo de los bebés incluso al dormir

El sonido de discusiones afecta el desarrollo de los bebés incluso al dormir

Posted by

Un estudio reciente de la Universidad de Oregon demostró que el discutir delante de los bebés podría sensibilizar y estresar el cerebro del bebé. Esto se concluyó al ver cómo los bebés reaccionan a los sonidos de voces furiosas y agresivas, incluso mientras están dormidos.

Los hallazgos sugieren que los bebés son conscientes de los conflictos entre los padres y que estos conflictos pueden afectar la forma en cómo los cerebros de los bebés manejan el estrés y las emociones, dijo la autora principal del estudio Alice Graham.

Graham y sus colegas escanearon los cerebros de 20 niños durmiendo de entre 6 y 12 meses, utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (una técnica que mide el flujo sanguíneo como indicador de la actividad del cerebro). En el interior del escáner, los bebés escuchaban frases sin sentido pronunciadas por un hombre adulto con un tono muy enojado, ligeramente enojado, feliz o neutro.

Los cerebros de los bebés mostraron distintos patrones de actividad correspondiente a cada tono emocional diferente. En comparación con los bebés criados en hogares saludables, los niños en hogares de alto conflicto (según lo informado por sus padres) tenían una mayor respuesta a la voz con tono muy enojado en las regiones del cerebro implicadas en el estrés y la regulación de las emociones (la corteza cingulada rostral anterior, el núcleo caudado, el tálamo y el hipotálamo). Estudios previos en animales indican que estas regiones presentan efectos del estrés en la vida temprana del desarrollo, y este estudio sugiere que los bebés humanos pueden experimentar un fenómeno similar.

Este estudio confirma la importancia de crecer en un ambiente tranquilo, sin conflictos y lleno de cariño. Cada vez que los papás discutimos, gritamos o generamos tensión en casa, estamos al mismo tiempo afectando el desarrollo de nuestros niños (incluso sólo a través del tono de voz aunque no nos entienden lo que decimos).

Una dosis pequeña de estrés es saludable, pero tenemos que ser conscientes de no pasar los límites que terminen afectando a los niñ@s.

El estudio será publicado en la próxima edición de la revista Psychological Science.

Deja un comentario