Jugar con bloques de construcción

Jugar con bloques de construcción

Posted by

Los juegos de construcción con bloques proporcionan a los niños (y no tan niños) un sistema único para dar forma o expresión a sus ideas más locas.  Estos juegos ofrecen un sinfín de posibilidades aunque en muchos casos no todo vale y es cuando se requiere que el niño use la lógica para conseguir la composición final.  Las posibilidades de construcción son infinitas, desde una ciudad, una casa, un parque temático, un robot, un árbol, un castillo, un coche, un avión, un helicóptero, una escuela, un ordenador, una cama, un columpio hasta cualquier abstracción que se imagine.

Los bloques son además una buena inversión ya que los niños pueden continuar usándolos a medida que crecen.

Los bebés y pequeños disfrutan simplemente con tocar y agarrar los bloques más grandes o con textura logrando un mayor control muscular al combinarlos, apilarlos o alinearlos.

A los dos años de edad comienzan sus primeros intentos de estructuras de edificios y abren su imaginación con juegos de fantasía alrededor de lo construido. Alrededor de los tres años, los niños aprenden a equilibrar y montar piezas para construir torres más resistentes, puentes o casas, entre otros.  En infantil y primaria, los bloques permiten a los niños recrear estructuras, ciudades y paisajes de la vida cotidiana.

La construcción mediante bloques es una forma de juego en la que los niños expresan su creatividad, estimulando la atención y la concentración, y permite que se sientan orgullosos y seguros de sí mismos al dominar una creación.

Los bloques ayudan a los niños a aprender y desarrollarse de muchas formas:

  1. Socialmente – Los bloques animan a los niños a hacer amigos y cooperar. Jugar con bloques puede ser la primera experiencia de un niño pequeño interactuando en un grupo. Ellos tendrán que discutir la altura que tendrá la torre, qué bloque hará el mejor portal yblocks kids quién debería ser el que lo empuja todo después. Esta interacción logrará que comiencen de forma lúdica a resolver problemas.
  2. Físicamente – Cuando los niños consiguen recoger, apilar o colocar bloques juntos, lo que logran es reforzar su habilidad en los dedos y las manos (motricidad media y fina) y aumentar la coordinación óculo-manual.  Hacia los dos años, los niños comienzan a entender cómo se ajustan las diferentes formas obteniendo una ventaja en la comprensión de diferentes perspectivas – habilidades que les ayudarán más adelante a leer mapas y seguir instrucciones. Hacia los 5 y 7 años, los bloques ayudan a los niños a desarrollar habilidades en el diseño, la representación, el equilibrio y la estabilidad.
  3. Intelectualmente – Los niños pequeños desarrollan su vocabulario y aprenden a describir tamaños, formas y posiciones.  En infantil aprenden a desarrollar habilidades matemáticas de agrupamiento, suma, resta y multiplicación con bloques. Los niños mayores realizan los primeros experimentos con la gravedad, el equilibrio y la geometría. Los bloques en general mejoran las habilidades linguísticas ya que anima al niño a hablar sobre su creación y contar una historia alrededor de esta creación. Pedirle al niño que cuente lo que ha hecho, fomentará un diálogo y ofrecerá a los niños nuevas oportunidades para explorar.
  4. Creativamente – Los bloques ofrecen a los niños la oportunidad de hacer sus propios diseños y conseguir la satisfacción de crear estructuras que antes no existían. A partir de los dos años de edad los niños se sumergen en su propio mundo dentro de los bloques y se hacen actores de tamaño natural en las estructuras construidas. Estos juegos disparan la imaginación y la creatividad en los peques cosechando importantes beneficios cognitivos.

Los bloques de construcción pueden parecer un juguete simple pero es obvio que hay muchos beneficios detrás.  Es sorprendente lo que unos pocos bloques pueden hacer!

Consejos: Cómo sacar el máximo partido a tus bloques

  • Acuéstate en el piso a jugar con tus hijos. Investigaciones sugieren que los niños sacan más partido a los bloques cuando alguien les muestra cómo construir con ellos.
  • Desafía a los niños con tareas de construcción específicas por ejemplo sugiriendo un tipo de estructura a construir. Es bueno utilizar imágenes para inspirar o guiar un proyecto de construcción.
  • Provee a tu niño de personajes y otros accesorios que les permitan complementar la estructura que van a armar y fomentar el juego imaginativo. Por ejemplo un granero para una vaca de juguete.
  • Combina el uso de los bloques con un cuento que le leas. Después de cada cuento pide a tus hijos que construyan y recreen lo que han leido. De esta forma se fomenta el juego simbólico y se le ayuda al niño con ideas para construir.
  • Fomenta ideas de construcción conjunta con otros niños ya que la construcción cooperativa puede ayudar a los niños a forjar mejores habilidades sociales.

Deja un comentario